Imagen: The Saint John’s Bible

“No tengamos miedo de apuntar más alto, de dejarte amar y liberar por Dios”
Papa Francisco, Gaudete et Exultate, 34

Hoy celebramos la fiesta de TODOS los SANTOS, de “los mejores hijos de la Iglesia” (Prefacio de la Eucaristía) y lo hacemos con alegría en el día que contamos con una “multitud de intercesores” (Oración Colecta) que nos ayudan en nuestra debilidad. Pedimos que ellos sean ejemplo para nosotros hoy y que por sus méritos podamos recibir la misericordia y el perdón del Señor. Ellos son nuestros hermanos que reflejan la santidad del “solo Santo entre los santos”: Jesucristo.

Vivamos la alegría de participar en esta fiesta: las personas necesitamos celebrar, alimentarnos de las fiestas. El hombre no solo trabaja, piensa… sino que también juega, festeja, baila, reza… Celebrar es la mejor forma de afirmar nuestra dignidad como seres humanos.

Todos estamos llamados a ser santos, cada uno por su camino, RENOVEMOS en este día nuestra vocación universal a la santidad. El primer paso es DESEARLO, miremos el ejemplo de sus vidas para que el DESEO CREZCA, y así el Espíritu Santo vaya actuando en nosotros, sacando a la LUZ lo mejor de cada uno, aquello tan personal que Dios ha puesto. “Hace falta un espíritu de santidad que impregne tanto la soledad como el servicio” (Papa Francisco, Gaudete et Exultate 31)

“Existe una solo tristeza, la de no ser santos” Leon Bloi 

Gaudete et Exultate