Antífonas “O”

¿QUÉ ES EL ADVIENTO?

La palabra Adviento, “venida“, nos habla de un principio, la llegada en la carne de nuestro Salvador, y de un final, la segunda venida del Señor para concluir la historia de la salvación y COMENZAR ESA ÉPOCA DEFINITIVA, más allá de nuestra medida del tiempo, en que Dios será todo en todos.

Entre estas dos venidas se desarrolla el tiempo de la Iglesia como un constante Adviento de JESUCRISTO por medio de la ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO: llega el Señor a sus fieles a través de su Palabra, se hace presente a su Iglesia para actuar en sus sacramentos, toca a nuestras puertas como hermano necesitado.

El Señor VINO, VIENE Y VENDRÁ y la Iglesia para cultivar la vigilancia y acogida ante estas ocasiones de encuentro con Jesucristo, ha ido desarrollando este tiempo litúrgico. Es tiempo de gozosa expectación.

¡Señor, despierta en nosotros el deseo de prepararnos a la venida de Cristo!

¡VEN SEÑOR JESÚS!

ADVIENTO: COMIENZO DEL AÑO LITÚRGICO

La celebración del año litúrgico posee una peculiar y eficacia sacramental, ya que Cristo mismo es el que en sus misterios, o en las memorias de los Santos, especialmente de su Madre, continúa la obra de inmensa misericordia, de tal modo que los cristianos no sólo conmemoran y meditan los misterios de la Redención, sino que están en contacto y comunión con ellos, y por ellos tienen la vida.

La Iglesia en el transcurso del año, conmemora todo el MISTERIO DE CRISTO, desde la ENCARNACIÓN hasta el día de PENTECOSTÉS y hasta la Parusía.

Después de la celebración anual del misterio pascual, la Iglesia nada tiene más antiguo que la celebración del nacimiento del Señor y de sus primeras manifestaciones: esto tiene lugar en el tiempo de NAVIDAD.

HOMILIAS DE ADVIENTO

San Anselmo de Cantorbery. Proslogion cap.1

San Bernardo, Sermón 5 en el Adviento del Señor, 1-3